La tendencia de lo orgánico – Tén tu huerta en la ciudad

En la actualidad existe una tendencia a lo verde, la ecología y la conservación. Esto responde a la necesidad de generar una economía autosustentable, aunada a la calidad de los alimentos y la tendencia del cleanfood o eating. Hay diversos grupos que promueven los cultivos orgánicos en diferentes partes del mundo y generan economías sustentables a nivel regional.

Existen muchas posibilidades para cultivar vegetales orgánicos en la ciudad, tanto si vives en un edificio como si dispones de espacio en tu casa, puedes plantar cultivos de forma sencilla y práctica. Hay muchas ventajas en plantar y cosechar tus propios vegetales. Pero ¿cómo tener tu propia huerta? Hay algunos aspectos que deberás considerar.

La localización, escoger el lugar adecuado es muy importante, considerando la capacidad de riego, la cantidad de luz solar y la presencia de desagües. Si vives en un edificio una terraza podría ser lo más adecuado, si cuentas con espacio en tu casa puedes seleccionar algunas zonas de tu jardín. Un dato importante es que existen grupos que se dedican a los cultivos en su ciudad empleando espacios urbanos y colectivos para la siembra, promoviendo las ciudades verdes y autosustentables.

Otro punto a considerar son las técnicas de siembra, es importante escoger el tipo más acorde con tu espacio y especies de cultivos. Algunas de ellas son:

En colina: consiste en realizar un amontonamiento de ramas, hojas secas, paja, entre otros componentes orgánicos. Se le agrega tierra orgánica, esto permite que las plantas crezcan adecuadamente debido a la alta porosidad que se consigue. Es excelente para todo tipo de espacios.

En macetas: este resulta muy práctico para espacios pequeños, recuerda que las macetas tengandesagüe y que sean fáciles de mover en caso que tus cultivos necesiten ser trasladados por alguna razón.

Mesas de cultivo, esta es una buena opción, ya que permite organizar tus plantas de acuerdo a las necesidades del espacio disponible. Se pueden encontrar de diferentes tipos y materiales como metal, madera y también plástico, aunque estos últimos no resultan muy ecológicos, por eso es mejor escoger materiales orgánicos. En estos recipientes no se pueden cultivar plantas que desarrollen raíces profundas.

Prepara tu propio abono, realizar un compost te garantiza que tus cultivos estén libres de químicos, además al utilizar los residuos orgánicos como las conchas estás reciclando material que terminaría en la basura. Obtendrás un excelente producto que es sano y ecológico.

También, debes tomar en cuenta los tipos de plantas que deseas sembrar, considerando su ciclo estacional y los requerimientos de cada una.

Otro aspecto importante es el tipo de recipiente con el cual se cuenta, por ejemplo en una mesa de cultivo no podrá plantar vegetales que requieran profundidad para crecer.

Se aconseja comenzar con cultivos como el tomate, preferiblemente una variedad que no necesite tutor. Otras buenas opciones son la lechuga, además puede plantar distintas variedades. Así mismo, otros cultivos como la cebolla de rama o cebollín, las zanahorias, así como algunas hierbas aromáticas como la menta, hierbabuena, albahaca y orégano, son excelentes alternativas.

Usa las técnicas naturales, es importante mantener tus cultivos libres de productos químicos, así que usa los métodos tradicionales. Algunas flores y plantas específicas como la manzanilla y la ortiga protegen los cultivos de plagas e insectos. Las mismas, pueden colocarse directamente secas o usarlas para preparar repelentes naturales. Otra buena opción es usar la infusión de conchas de frutas como la naranja o las hojas de la papa y tomate, las cuales alejan a los insectos.

Otro factor es escoger especies autóctonas, ya que siempre son más fuertes y resisten mejor al ataque de las plagas.

Un aspecto importante para la filosofía orgánica son los semilleros, el cuidar las semillas y sembrarlas debidamente son trascendentales. Ya que muchas semillas comerciales son tratadas con químicos y pueden provenir de transgénicos, los cuales son nocivos para la salud.

Existen muchas ventajas al cultivar tus propios vegetales, tus verduras serán más económicas, estarás contribuyendo con el ambiente al usar menos químicos y reciclar, puedes evitar procesos erosivos, beneficiar tu salud al no consumir productos transgénicos;así mismo reduces contaminación al hacer más corta la cadena de producción.

Finalmente, te ayuda emocionalmente, ya que al integrarte con la naturaleza te vinculas con el ambiente y puede servirte para librar emociones negativas y estrés.